lunes, 26 de diciembre de 2011

Baño de sangientas emociones


¡Buenos días!Hoy, por fin, toca volver al trabajo, así que nos ponemos manos a la obra, horario, desayuno, compás, acuarelas y blog... ¡que emocionante! 

No quería pasar por alto a estos dos actores. Son verdaderamente interesantes, Isabelle Adjani & Vincent Perez. protagonistas de la película "La Reine Margot", película dirigida por Patrice Chéreau. Se basa en la novela histórica del mismo nombre, escrita por Alejandro Dumas que describe los acontecimientos posteriores a la masacre de San Bartolomé de 1572 en el siglo XVI en Francia. Durante las guerras de religión entre católicos y protestantes, el rey Carlos IX y su madre, Catalina Medicis conciertan el matrimonio de la princesa Margarita de Valois con el rey de Navarra Enrique de Borbón, que es protestante, con la intención de poner fin a las sangrientas luchas entre los dos bandos". 

La película ganó cinco Premios César y, en Cannes ganó el premio a la mejor actriz y el premio del jurado. Su vestuario diseñado por Moidele Bickel estuvo nominado al Oscar.


Esta figurinista alemana es considerada en la actualidad una de las diseñadoras de vestuario más importantes de Europa. Ha trabajado en el referencial teatro de la Schaubühne de Berlín de 1970 a 1992 con directores de escena como Patrice Chéreau y Peter Stein. Ha diseñado trajes para el cine,"La Reina Margot (1994)" y un BAFTA por La Marquise de O (1976) de Eric Rohmer. Entre sus últimos trabajos está el diseño del vestuario de La cinta blanca (2009) de Michael Haneke. 

Es una vestuarista con un sentido pictórico excelente, desde luego que viendo la película te quedas con los ojos a cuadros viendo sus composiciones. Cuadros en movimiento. Junto con el director de escena Robert Wilson ha realizado además una escultura, El Golem, que hoy custodia el Jewish Museum de Nueva York.

Una película verdaderamente interesante en cuanto a al dirección, vestuario y fotografía se refiere. Los actores son magníficos y la caracterización espectacular ( he de decir, que nos encontramos con un Miguel Bosé casi niño). Chèreau consigue dotar a sus protagonistas de una atractiva malignidad acentuados casi siempre por la penubra que envuelve al palacio. Rostros envueltos, oscuros, rostros que esconden mentiras, miedos y rencores. En esos rostros es muy dificil encontrar ningún atisbo de amor, sentimiento, espiritualidad y porqué no decir religiosidad y fe. Película oscura, perturbable y por qué no decir sangrienta. Una película de catastróficas desdichas. Una película para pensar y reflexionar. Una película que sólo podía estar basada en la novela de Alejandro Dumas. Os la recomiendo encarecidamente. 






A continuación os muestro frames de la magnífica película. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario