domingo, 4 de diciembre de 2011

"Debemos hablar de manera suficientemente general para que cada uno pueda reencontrar algo de su propio pasado, de su propia cultura, de sus propios deseos" Christian Boltanski


Hoy en "Mi querida historia" podréis observar y sobre todo experimentar la obra de un artista soñador que ofrece en cada uno de sus trabajos un espectáculo visual vibrante de emociones con los que intenta indagar en las borrosas huellas de la memoria.  Hablo de Christian Boltanski. Su trabajo  se componen de ropas usadas de gente ausente, cajas de hojalata a modo de relicarios sagrados, fotografías borrosas de víctimas de los nazis y teatrillos de sombras de figuras fantasmales. Estos iconos son una constante en sus trabajos, iconos presentados de una manera dramática, escenográfica y tenebrosa. Fotografías y ropas usadas evocan una presencia y una ausencia; son representaciones de la muerte pero también recuerdos de vida. Aspectos contrarios que indagan y se incrustan en la memoria de cada uno. Muerte-vida, ausencia-presencia

“Pienso que el espectador no debe nunca descubrir algo, lo que debe hacer es reconocer algo”.

“Pienso que uno puede comprender lo que le rodea tan sólo porque uno lo puede reconocer. Entonces, uno no puede transmitir algo que el otro no conoce. En la vida uno no hace otra cosa sino reconocer”.

“Me gustaría saber sobre esa zona que nos hace sentir no solamente lo que sentimos por las cosas sino lo que las cosas nos hacen aproximar más allá de ellas mismas”.

“Debe olvidar que está frente a una obra de arte y tiene que tener emociones que están más próximas a la vida”

“Lo que trato de hacer con mi trabajo es plantear preguntas, hablar de cosas filosóficas, no por historias a través de palabras sino por historias a través de imágenes visuales. Hablo de cosas efectivamente muy simples, comunes a todos. No hablo de cosas complicadas. No soy un hombre cultivado, por ejemplo, no he leído cosas muy complicadas. Hablo de cosas muy simples que cada quien ha podido encontrar en su vida. Pienso que preguntarse sobre la muerte es algo que todo el mundo hace. Preguntarse sobre el bien y el mal es algo que todo el mundo hace. Preguntarse sobre el azar es algo que todo el mundo hace”. 













De esta manera, Boltanski presenta estas escenografías sensoriales y perceptivas con el fin de indagar en las sombras de nuestras propias fantasías y anhelos. Fantasmagoría, penumbra, muerte, vida y sobre todo MEMORIA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario