domingo, 22 de enero de 2012

La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio.

Tuve el enorme placer de caminar dirección Museo del Prado. Que gran tesoro tenemos y que poco lo he aprecido. Ahora me doy cuenta de quien soy y a donde voy.

Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la substancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja. 
Pablo Neruda

  
"Mujer con sombrero negro" Kees Van Dongen. 

Absolutamente bello. No he podido resistirme a la tentación de tener una pequeña muestra. 
Despues de hablar, de pensar, he decidio dejar mi mente fuera de todo ruido externo y meterme de lleno en la restauración. No os podéis imaginar como estaba, en fin, creo que el resultado es espectacular. ¿No os parece?



3 comentarios:

  1. Espectacular!!! uno así quiero yo también, ya lo sabes...

    Vago de un punto a otro, absorbo ilusiones,
    converso con los sastres en sus nidos:
    ellos, a menudo, con voz fatal y fría
    cantan y hacen huir los maleficios.
    Pablo Neruda

    ResponderEliminar
  2. gracias chicas!!!se agredece y mucho!!!!felicísismo día a las dos!!!

    ResponderEliminar